A MODO DE INVENCIÓN. PRESENTACIÓN



A nadie está permitido permanecer ocioso

A lo largo de mi vida, me he topado varias veces con esta frase en diferentes contextos. Siempre me he preguntado por su significado, por las posibles interpretaciones que encierra una sentencia tan potente y “moderna”, en un sentido filosófico. ¿Fue revolucionaria, una llamada al orgullo del trabajo (ese lastre del proletario) con el que tomar conciencia de la lucha social contra el explotador? ¿Estuvo en boca de un antiguo patrón que, gritando a pleno pulmón a sus empleados, les apremiaba a producir más y mejor? ¿La pronunció un político conservador refiriéndose a la iniciativa individual como causa de la riqueza colectiva? ¿Un pastor religioso (qué religión da igual) interpretando un pasaje y masticándolo para sus fieles? O quizá un poeta guerrero exhortando a la guerra o la invasión. Un colonialista exigente; un sabio anacoreta exhausto y de vuelta, repentinamente enamorado…

Lo interesante, siempre me ha pasado, son las invenciones que conlleva. Como quien repara en alguien determinado por la calle e imagina su vida (su infancia, su cocina, sus drogas), o despierta a medianoche tras un hermoso sueño y susurra bajo la sábana posibles interpretaciones, así este blog fue creado mediante inventivas a mí mismo: no seas retrógrado (¡no en todo!), tienes que disciplinarte (¡de vez en cuando!), aprende a manejar el ordenador (es tu segundo cerebro, un jefe dixit). Aunque la razón definitiva se la escuché a ella:”Compartir es vivir”.

Comparto pues estos escritos míos. Yo, que no he visitado muchos blogs (ocasionalmente de amigos o de cocina), que nunca he escrito un comentario en ninguno de ellos, quien no ha escrito a tecla sus poemas y relatos hasta hace pocos meses, no quisiera que vosotros, posibles lectores, fuerais como fui hasta ahora, hasta este agosto de 2010. En Granada. Y como en toda negación hay un aserto, sí quisiera hacer de este blog una cosa-pública (res publica) de aquello que vengo escribiendo últimamente, relatos sobre todo, invenciones que sugieran ser un mundo en sí, expresión del cóctel que es Rubén de Vera y expuestas, por tanto, a nuevos ingredientes y combinaciones.

Que me encantaría que me leyerais y me comentarais, vaya.

Un saludo

lunes, 23 de abril de 2012

Del blanco al negro

Tras años de enviar manuscritos a las editoriales y no recibir ni siquiera respuesta, Juan García, 45 años, ropa gastada, siempre con frío y moreno, encontró una mañana un correo electrónico de la editorial Desde0 que decía:

Estimado Sr. García,

Tras el inicio de lectura por parte de uno de nuestros empleados del manuscrito que Ud. nos envió, hemos comprobado que dicho manuscrito "Ni una mota en la corona" contiene numerosas citas sospechosas de haber sido sacadas de otros libros ya publicados anteriormente. La base de datos Memoria Anticopia (MA), que registra todo lo publicado en lengua española con el fin de evitar posibles problemas legales derivados de los derechos de autor, ha detectado las siguientes “citas” en su manuscrito:

“Siente el primer pinchazo justo al salir de Lyon. Es un dolor breve pero intenso que le hace gritar. El coche se detiene en seco” (p. 34)

Pertenece a Reconstrucción de Antonio Orejudo, publicado por Tusquets, 2005, p. 91.

"Le metieron el trapo sucio en la boca y oyó que el Turco dijo “éste va a cantar hasta el arroz con leche”(p. 35)

Es propiedad de los herederos de Ernesto Sabato, ya que es una frase literal de Abbadón el exterminador, publicado por primera vez en 1974, p. 363 de nuestra edición en la editorial Siglo XXI.

“Aprovechando tal estado de ánimo, telefoneé a Carolina y conseguí arrancarle una cita para comer ese mismo día bajo la sorpresa de que había reflexionado sobre la entrega de la cartera, pero que quería discutir con ella algunos puntos” (p.38)

Corresponde a Juan José Millás, Papel Mojado, editorial Anaya, 2000, p. 137.

Tras lo cual desde la editorial Desde0 hemos decidido no seguir leyendo ni comprobando las “citas” u “homenajes literarios” o “literales” de su manuscrito. Asimismo, hemos creído oportuno enviarle una pequeña muestra, que no única ni mucho menos aislada, que espero le sea suficiente para entender nuestra negativa e incluso enfado ante este su desafortunado manuscrito.

Sin más reciba un saludo,

Editorial Desde0

P.S.: uno de nuestros empleados me insiste en que le envíe un reto personal: comprobar cuál de los dos, si usted o él, es capaz de terminar antes el puzle de 2.000 piezas que usted elija. Para contactar con él, llame a nuestras oficinas en Zamora y pregunte por Anselmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario